Mostrando entradas con la etiqueta Tukuturi. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Tukuturi. Mostrar todas las entradas

UN LUGAR ENIGMATICO







Aquí estaban, mudos testigos de la historia, fieles guardianes del ancestral secreto de la isla, erguidos y con esa presencia permanente, acariciados por la brisa constante de Pacifico y por el silencio del recóndito lugar alejado del mundanar ruido,en uno de los rincones más enigmáticos de la Tierra
Intentaremos descubrir que significan los Moai, los ojos que miran al cielo.
Pascua es una pequeña isla de aproximadamente 80 kilómetros cuadrados, del Océano Pacífico en la Polinesia, ubicada a 3.760 Km de la costa de Chile, país al que pertenece desde 1888, y es famosa por las gigantescas efigies de piedra, conocidas también como moai. Su nombre indígena es Rapa-Nui, o también se le conoce como Marakiterani o ” los ojos que miran al cielo “.
Los moai son figuras de piedra de enormes dimensiones con forma humana cubiertas con algo que parece un sombrero cilíndrico. Las gigantescas cabezas sobresalen del árido suelo, tienen las orejas largas y grandes, y miran hacia el sol como esperando la llegada de algo o alguien, de manera algo altanera.
Fue descubierta la tarde del Domingo de Pascua de 1.722 por el marino holandés Jacob Roggeveen. Ese mismo día, la expedición de Roggeveen partió, no sin antes hostigar a los nativos de la isla, debido a que los indígenas se encargaron de robarles algunas de sus pertenencias, entre ellas muchos… ¡sombreros!.
En 1.770 el español don Felipe G. Ahedo desembarcó en la isla y tomó posesión de ella en nombre del rey de España, llamándola: San Carlos, nombre que después fue olvidado y retomó el de Pascua. Después, en 1.774, el capitán inglés James Cook visita la isla y halló restos de antiguos e inteligentes pobladores, debido a sus construcciones, caminos pavimentados, instalaciones portuarias y numerosas aldeas que fueron hechas a base de piedra.
En la isla existen diferentes grupos de estatuas:
• Doscientas setenta y seis hacen guardia en las laderas del volcán.
 • Trescientas están derribadas sobre los ahus que rodean los altos acantilados de la isla.
 • Otras están a lo largo de antiguos caminos.
 • 80 quedaron sin terminar.
Algunas que estuvieron montadas sobre plataformas funerarias son bustos enormes, sin piernas y a veces alcanzan los 10 metros de altura y 7,6 metros de diámetro y pesan 20 toneladas, tienen un cilindro, un rojo copete de 1,8 x 2,4 m y se supone que estos “sombreros” fueron extraídos del cráter del volcán Rano Roi.Se diferencian de las otras por tener los ojos abiertos y estar mirando a la tierra, de espaldas al mar.
Las estatuas que impresionan son las que están en las laderas del Rano Raraku. Sus narices se vuelven hacia arriba y sus delgados labios se proyectan hacia adelante en un gesto de burla y desdén. Carecen de ojos y las proyecciones descendentes a los costados pueden representar orejas alargadas o una prenda para la cabeza. La más grande es de veintidós metros y la más pequeña de tres.
Los primeros pobladores
Robert Longdon, un inglés, afirma que los primeros en llegar fueron unos navegantes enviados por el faraón egipcio Ptolomeo III.  Una de las teorías que más predomina, es que Pascua fue poblada en el siglo V por polinesios procedentes de Asia. Que para descubrir la remota isla de Pascua tuvieron que navegar casi hasta la Antártida a fin de encontrar la corriente meridional y evitar la corriente de Humboldt que fluye hacia el oeste.
Otra teoría dice que para el siglo IV d.C. llegó una tribu al mando de un rey llamado Hotu-Matua, quienes tenían técnicas bastante desarrolladas para esculpir la piedra. Una de las características también del Perú.
 Thor Heyerdahl defiende ésta última. En 1947 hizo un viaje desde Perú, que duró 102 días, hasta llegar al archipiélago Tuamotu. Heyerdahl sostenía que los navegantes americanos eran blancos caucásicos, inmigrantes no identificados del Mediterráneo, los “hombres blancos barbados”, que habían construido la ciudad de Tiahuanaco a 3800 metros de altura en los Andes. Ellos habían viajado mas de 3.000 Km hacia la isla de Pascua donde erigieron cientos de gigantescas estatuas de piedra que representaban a los crueles y desdeñosos antepasados caucásicos.
El entonces alcalde del lugar, don Pedro, un hombre de cabello rojizo, contó al investigador noruego el por qué era diferente a los demás: era descendiente de los “orejas largas”, los supuestos antiguos pobladores de la isla. Eran llamados así porque colgaban pesas del lóbulo de sus orejas para alargarlas. Provenían del Perú.
 Existían además los “orejas cortas”, polinesios provenientes del Oeste. Los primeros tenían o creían tener un origen divino y esclavizaron a los segundos, quienes se ocupaban de las labores más pesadas. Pero un buen día los “orejas cortas” se revelaron contra sus amos y los echaron a una zanja que habían hecho. Sólo quedó con vida uno de los “orejas largas”, del cual descendía el alcalde. Heyerdahl efectivamente encontró restos humanos en donde supuestamente fueron enterrados los “orejas largas”.
En los años 30 el astrólogo francés Dom Neroman afirmaba que la isla estuvo poblada por una civilización de origen hindú que estaba instruida en los secretos del Cosmos, conocía además un sistema capaz de crear en el planeta polos positivos para atraer ondas benéficas y polos negativos para hacer lo contrario. Henry Lavachery, sostenía que la isla tuvo una especie de escuela de estrellas, en donde enseñaban a los elegidos sobre los peligros y beneficios de los astros y sus visitantes.
Thor Heyerdahl, por su parte, en su expedición también descubrió una especie de observatorio solar en la cumbre del volcán Rano Raraku, donde se hallaron gran cantidad de estatuas.
En los sesenta William Mulloy afirmó que: “la isla de Pascua es uno de los lugares más aislados del mundo, y sin embargo, con una población que nunca superó los cuatro mil habitantes, encontraremos contrastes de complejidad cultural, textos que no están relacionados con ningún material escrito exterior, una política capaz de planificar y coordinar las obras públicas, un sacerdocio organizado y un interés en fenómenos celestes como los equinoccios y los solsticios”. Según Mulloy, la isla de Pascua estuvo habitada, hace milenios por seres no terrestres, quizás mucho antes de los “orejas largas”.
¿Estamos hablando de seres venidos de otras galaxias?
Quizá, pues muchas leyendas locales hablan de que un día al año, el sol penetraba hasta el interior de las cabezas como una especie de rayo que les daba vida y eran conducidas al lugar asignado, de ahí que cuando se les pregunta a los pobladores “¿cómo fue que las efigies llegaron a ese lugar?”, ellos únicamente responden “a pie”.
Parece que esperan la llegada de alguien ¿del mar?, ¿del cielo?. Los mismos indígenas aseguran que fueron transportadas por naves que volaban. Les dejamos un par de videos donde se puede ver de manera más gráfica la Isla de Pascua:


Desde Hanga Roa
Sea cual sea tu destino, comienza tu excursión muy temprano. La salida del sol es uno de los momentos más mágicos y nada es comparable con presenciarlo cuando sale del mar tras la silueta de un grupo de moais. Y qué mejor si se trata del Ahu Tongariki, el más grande e impresionante de la isla, situado en su extremo oriente. Está formado por quince estatuas que se yerguen majestuosas frente al mar y el volcán Maunga Pu A Kaitiki. Como todos los moais de la isla, estos también fueron levantados recientemente.

Aprovechando el desplazamiento, puedes seguir con la visita a la cantera del volcán Rano Raraku. Sobre la ladera sur verás esparcidos más de cien moais ya terminados que quedaron abandonados a medio camino de su destino final. Una vez en la cantera te lo pasarás en grande descubriendo los pormenores del arduo trabajo de escultura de la toba volcánica. Descubrirás docenas de estatuas aún adheridas a la roca madre, a veces camufladas entre la vegetación. Busca y disfruta de la majestuosidad del moai más grande de la cantera, de 21 m, y del llamado Tukuturi, de aspecto muy distinto a cualquier otro de la isla. De un total de casi 900 moais existentes en la isla, unos 500 están la cantera y las laderas del volcán.








ORONGO





ORONGO: Ciudad ceremonial utilizada entre el 1600 y 1866 d.C. para realizar el culto a los hombres pájaros. Está compuesta por unas 53 casas de forma elíptica con muros de lajas y una pequeña entrada cuadrada que mira al mar. Dispuestas en dos hileras desplazadas, la de abajo termina en el recinto sagrado MATA NGARAHU, centro del culto al Hombre-Pájaro. Es el recinto más profusamente decorado con petroglifos de la Isla. Este centro ceremonial, que en lengua nativa significa “lugar del mensajero” por las aves migratorias, fue una aldea donde se daba culto al Tangata Manu u hombre-pájaro. En el lugar se organizaba una competencia en la que un miembro de cada familia debía nadar hasta el islote de Motu Nui, para tratar de conseguir un huevo del ave Manutara, que anidaba ahí, luego de lo cual debía trepar por los acantilados de Rapa Nui y, una vez de vuelta en Orongo, ofrendarlo al rey. El premio consistía en el otorgamiento de un poder mágico para el ganador y su familia, el cual durante un año. ISLA DE PASCUA





RANO KAU







Rano Kau es un volcán que esta dormido ubicado en el extremo suroeste de Isla de Pascua, el cual forma uno de los tres grandes conos que forman parte de la superficie de la isla. Tiene una altura de 324 msnm y de acuerdo con estimaciones geológicas su origen se remonta a un proceso eruptivo ocurrido hace unos 2,5 millones de años.

El cráter mide 1,5 km de diámetro y en su interior se encuentra una laguna, a unos 250 metros de profundidad terminando una pendiente bastante pronunciada. En la laguna existen pequeñas islas de totora y una abundante vegetación y microfauna. En la parte superior del cráter, en el extremo suroeste existe una fractura conocida como Kari-Kari.

Cerca del borde más angosto y en el extremo Oeste del volcán está la Aldea Ceremonial de Orongo, conformada por 50 casas de piedra de forma elíptica que ofrecen una perfecta visión de los tres islotes que hay frente al Rano Kau. Esta aldea era habitada solamente en los días que precedían a la ceremonia del Hombre Pájaro o Tangata Manu que se celebró hasta finales del siglo XIX.


ORONGO



ORONGO: Ciudad ceremonial utilizada entre el 1600 y 1866 d.C. para realizar el culto a los hombres pájaros. Está compuesta por unas 53 casas de forma elíptica con muros de lajas y una pequeña entrada cuadrada que mira al mar. Dispuestas en dos hileras desplazadas, la de abajo termina en el recinto sagrado MATA NGARAHU, centro del culto al Hombre-Pájaro. Es el recinto más profusamente decorado con petroglifos de la Isla.
Este centro ceremonial, que en lengua nativa significa “lugar del mensajero” por las aves migratorias, fue una aldea donde se daba culto al Tangata Manu u hombre-pájaro. En el lugar se organizaba una competencia en la que un miembro de cada familia debía nadar hasta el islote de Motu Nui, para tratar de conseguir un huevo del ave Manutara, que anidaba ahí, luego de lo cual debía trepar por los acantilados de Rapa Nui y, una vez de vuelta en Orongo, ofrendarlo al rey. El premio consistía en el otorgamiento de un poder mágico para el ganador y su familia, el cual durante un año.